8 de febrero de 2016

TODO LO LLEGUÉ A DESTRUIR

Una gota de amor, cuando
todo es amargo
es lo único que importa.

Una gota de ganas de vivir, cuando
todo está oscuro
impenetrable sin remedio, es
lo único que importa
lo único que a tí y a mí
nos salva.

He pasado, debo confesar,
por los lugares de la rabia
desprecio por tu dejadez, absoluto
escepticismo descreer en la bondad
la pertinencia de la enseñanza
que tu presencia en mi mundo
traería consigo.

Me rendí,
debo confesar, y del amor ciego
te he bajado, y te me caíste
del púlpito fascinado,
de la costumbre de tus besos
en la mañana renegué,
desayuno con pedantes
dejé de sostener y todo
parecía encaminado hacia
un mundo gris que en olvido
sala de lágrima la parte
que tú ponías, sin querer,
en lo de sentirme querido,
en lo de sentirme guapo y echarme
al mundo sonriente sin condición,
flotante, ligero y
campeón mundial de lo esperanzado.

Todo lo llegué a destruir, amor,
el verso que te daba
la paciencia que te tenía
el rayo de esperanza, la calor
que te guardaba y el constante
cuidado que en la vela
en silencio alimentaba.

Y solo, al final
de cada poema que se me agota
al final de mi mundo
que redondo esfera
las estaciones de la piel
de la mente el corazón,
la respiración el resuello
en alegre entristecer
el ciclo me repite,
solo con ese casi rutinario
acontecer de la sobrevivencia,
encontrarme
únicamente la lección
de mi curiosidad
de vivirte en lo que pueda,
el beso que yo soñaba
el ardor del abrazo ansiado.

Ahora sé que lo contrario
es un inútil cansarse, burda
señal y forma de la muerte, canción
de lo vacío irresponsable
con quien soy y con la especie,
sinsentido amargor
del prolongarse extenderse
sin mesura en lo hastiado.

No hay dedo
no hay lengua
que la apure.

Una gota de amor
que inexplicable
nunca acaba
tienes en mi vaso.

Tú acuérdate, tan sólo te pido
un segundo en tu desvelo,
encarando la certeza
de la absoluta negrura,
y piensa
en la gota que te tengo.

Acuérdate de que te amo.

Ya sólo con eso
a mí me basta para que sepas
que pongo mi intento,
mi parte
en tus ganas de vivir.


Jag.
8_2_16


.

4 de febrero de 2016

AMO SIN REMEDIO


lo que se te escapa y no conozco.
Y ciego de frío ardor descastado
abro los ojos, pongo mi casa confío
en los rincones que no barres
en alcobas que no ventilas,
esos humores tuyos que
no entiendes no esperas.
En eso
mantengo callado
el aliento de mi alma desde dentro,
en esa canción incierta
presentido libro por escribir
que para ti para mi
va derramando vida tu naturaleza.
Jag.
4_2_16

3 de febrero de 2016

2 de febrero de 2016

MEZQUINDAD


Somos nosotros los que
hemos hecho a Dios, tontamente
a nuestra semejanza.
Le pedimos
un amor que es nuestro,
y no tenemos el valor de afrontar,
le rezamos por una luz
que por siempre arde
alumbra en nuestra mano
y no nos atrevemos a encender,
le culpamos
de la oscuridad
que por ineptitud inconsciencia
descarnada vagancia
dejamos escapar al mundo
cada vez que las cosas
no son como queremos.
Hemos hecho a Dios, tontamente
a nuestra semejanza
y nos perdemos lo que
de verdadero Dios tenemos.
Jag.
23_1_16


.

1 de febrero de 2016

SALIVA DE EMERGENCIA

Todo el mundo me quiere menos tú.

Sólo el amor
consigue entender tristeza en eso.


Jag.
1_2_16


.